5 Mejores prácticas lean para la nueva normalidad

Estamos enfrentando nuevos tiempos, cada uno de los negocios y empresarios a nivel mundial se ha visto afectado el Coronavirus. Algunos se han adaptado, han innovado para poder acompañar a sus consumidores desde casa y otros, por el contrario, entraron en una pausa indefinida en muchos casos, por la incapacidad de adaptarse ágilmente a una nueva dinámica comercial o las restricciones gubernamentales.

Y es que no es un tema fácil de abordar, no solamente se necesitan ganas de hacer negocios. Algunos empresarios deben esperar certezas de los gobiernos para continuar con sus operaciones, en el caso de algunos servicios o consumos; otros simplemente, no habían estimado los avances de la tecnología y muchos temas los tomaron por sorpresa con la aparición repentina del COVID – 19.

Conceptos de la transformación digital como el teletrabajo, el uso de SAAS, la conectividad y el desarrollo de eCommerce o sistemas de pedidos en el caso de algunos negocios B2B, todavía se veían muy lejos en el panorama. Ahora hacen parte de la nueva realidad.

Esta “nueva normalidad” implica un cambio grande en la mentalidad de la proyección de los negocios a nivel país y región. Una preparación casi inmediata y una ejecución estratégico-práctica en simultánea que no permite mucha planeación. Pero no hay que asustarse.

Hace mucho tiempo los negocios del ecosistema digital se están preparando para resolver las necesidades de pequeños y grandes empresarios con implementaciones parametrizables y en la nube, además, este tipo de cambios e implementaciones aceleradas, pueden usar, en su mayoría las metodologías que asumen los emprendimientos o startups y que seguramente habrás oido como metodologías ágiles.

Los negocios del ecosistema digital se han estado preparando para el COVID-19 con soluciones escalables y automatizadas.

¿Cómo innovar rápidamente para adaptarnos a estos nuevos desafíos?

 

A continuación te damos 5 buenas prácticas que podemos aplicar de la metodología lean para adaptarnos rápidamente a los cambios en el entorno y adentrarnos de manera efectiva en una cultura de transformación digital, todo visto desde la perspectiva de agregar valor al cliente. ¿Por qué es importante el cliente? Pensar en nuestras capacidades como forma de articular nuestra diferenciación competitiva y cautivar al cliente es fundamental para saber que estamos avanzando hacia el paso correcto. En este caso, para capturar mucho más mercado, satisfacer sus necesidades y generar valor real. Esto permitirá que nuestras iniciativas sean más fácilmente recibidas y nos ahorrará camino en el proceso de innovación contínua.

1. Plantéate una hipótesis de negocio

¿Qué problema crees que podrías resolver más fácil y rápido para incrementar la satisfacción del cliente?

 

Existen muchos caminos para empezar. Lo más importante es partir desde esas “dolencias” que tienes detectadas en tus clientes y desarrollar desde allí posibles soluciones. Elige la que puedas empezar a implementar y ten en mente que el proceso “lean” basado en metodologías ágiles te permitirá experimentar para llegar a la solución más idónea.

2. Valídala, apóyate en tu cliente actual

¿Tu hipótesis trajo beneficios inmediatos a tus clientes?

 

Aprovecha las bondades de la tecnología para probar tu hipótesis. Puedes por ejemplo, lanzar servicios de manera escalonada. Probarlos con una pequeña parte de tu base de datos, o hacer una campaña segmentada a nivel digital para verificar su comportamiento. Una vez tengas la aceptación de esos “early adopters” sabrás que podrás seguir adelante con tu proceso de cambio.

Asegúrate de medir los KPI fundamentales y el tiempo en el que los alcanzaste.

3. Desarrolla un aprendizaje validado

Asegúrate de tener todos los procesos debidamente ajustados

 

Una vez hayas probado efectivamente tu hipótesis es interesante plantear el escenario de hacerlo en un grupo más grande y probar nuevamente los resultados. Para esto tendrás que asegurar que los procesos y áreas involucradas estén alineadas y puedan hacer su labor de una manera eficiente. Puedes probar modelos de escalamiento o simplemente hacer un incremental de acuerdo con los KPI que te hayas propuesto alcanzar con esta innovación.

4. Repite a manera de ciclo

Repite nuevamente este proceso con una o varias hipótesis y vuelve a empezar

 

La práctica hace al maestro. Esto es parte importante de las metodologías lean. Puedes ir mejorando procesos cada vez que realices una iteración y la pruebas nuevamente. Cuando estés tranquilo con los resultados es el momento de lanzar tu MPV.

Imagen tomada de https://www.roastbrief.com.mx/2015/05/lean-analytics-en-empresas-disruptivas-y-como-reaccionar/

5. Lanza un MVP (Producto Mínimo Viable)

Lanza la innovación así no tengas todo resuelto. Podrás medir, mejorar y seguir innovando sobre ésta.

 

Muchas empresas creen que necesitan tener todo resuelto para innovar, realmente las metodologías Lean nos animan, una vez probada la hipótesis, a construir los prototipos mínimos de viabilidad y lanzar al mercado. No se necesita trabajar sobre un gran proyecto, este debe poder seguirse mejorando una vez se encuentra al aire. Encuentra aliados que puedan construir tus prototipos bajo metodologías ágiles y empieza tu proyecto de transformación digital ahora mismo.

¡Conoce cómo encarar un proyecto de innovación de la mano de nuestros expertos!

No Comments

Post A Comment